¿Por qué con emprender?

Mediante el emprendimiento se desarrolla y fomenta la cultura y el espíritu emprendedor en los estudiantes y en la comunidad educativa, con la finalidad de impactar los sectores sociales, económicos y productivos de los entornos locales y regionales.

En ese orden de ideas, el bachillerato pretende dar un paso fundamental en la estructuración e implementación de estrategias que permitan a los estudiantes adoptar el emprendimiento como un proyecto de vida y una solución efectiva a su situación laboral. Sin embargo, el Bachillerato Emprender va mucho más allá de ofrecer un entrenamiento y desarrollar habilidades emprendedoras, ya que pretende romper el paradigma de seguir formando para la búsqueda de un empleo (mentalidad empleomana), y se contribuye en formar una comunidad educativa consciente en enfocar esfuerzos hacia la gestación y puesta en marcha de unidades estratégicas de negocio o unidades productivas empresariales, que permitan generar riqueza en las regiones de donde procede el estudiante y a mejorar las condiciones de vida individual y colectiva.

Respetando el contexto del nivel educativo del bachillerato y las características de los estudiantes adultos que participan en el programa, se incorpora dentro del área de formación del emprendimiento la metodología planteada por Castillo (1999), en la cual se definen criterios que se tendrán en cuenta para lograr una enseñanza eficaz del emprendimiento. Veamos algunos que consideramos pertinentes para lograr las competencias establecidas en el área de formación.

  1. Plan de empresas: Permite la construcción de un proyecto de negocios que evalúa la factibilidad de una nueva unidad económica productiva basada en una oportunidad, necesidad o problema de mercado. Esta metodología involucra al estudiante en la tarea de interrelacionar todos los conocimientos propios de las diferentes áreas del plan de estudios hacia una oportunidad que le presenta el entorno. Es una propuesta dinámica que se transforma a medida que el estudiante utiliza su capacidad crítica y el conocimiento disciplinar bajo la orientación del docente.
  2. Contacto con la realidad y su interpretación: En este enfoque el estudiante se articula en el proceso emprendedor a través de su participación en una propuesta de investigación como, por ejemplo, la historia empresarial de un emprendedor destacado. Esta metodología ha probado tener un carácter más motivacional en el estudiante porque permite conocer la relación causal entre las características psicológicas y de entorno social del emprendedor y su éxito.
  3.  Análisis de Casos: Los casos se refieren a análisis de situaciones empresariales exitosas, presentadas para ilustrar una condición particular y fortalecer el proceso de formación.

La forma como el emprendimiento se constituye en eje transversal en la formación de los bachilleres y en articulador con las diferentes áreas y asignaturas o materias se refleja en la Malla y la estructura curricular